Elixer Coffee

Apasionados del café

La forma más sencilla de hacer café

Hace unas semanas me preguntaba una clienta que no toma nunca café (ni ella ni ninguno de su familia en casa), que cual es la forma más sencilla y menos engorrosa de hacer café, pues le da vergüenza ofrecer solamente té a sus invitados, y quiere comprarse una cafetera, pero sin que le suponga mucho lío.

Si al igual que ella, no tienes ni idea sobre café, pero a ti también te gusta agasajar a tus invitados con un café de una calidad por lo menos decente, sigue leyendo mis consejos para que no te suponga un esfuerzo muy grande hacer una buena taza de café.

La forma más sencilla de hacer café

En mi opinión, creo que lo mejor es que compres una cafetera de émbolo o francesa, ya que es una buena opción para tu situación particular por muchas razones.

En primer lugar, y tal vez lo más importante, una cafetera de émbolo hace un excelente taza de café. Quizás puede hacer el café un pelín fuerte, pero si prepara correctamente, la descripción "fuerte" no significará amargo.

Que salga amargo es, probablemente, el mayor problema que te toparás con una cafetera de este tipo, pero si te familiarizas con su método de preparación, no saldrá nada mal y te ahorrarás muchas preocupaciones.

Y sospecho que tus amigos aficionados al café apreciarán el café profundo y audaz que realiza esta cafetera.Y seguro que también aprecian un trocito de los postres de flanhuevocasero.com.es.

Su utilización es muy sencilla, pues no es eléctrica, sino manual. Tienes que añadir el café molido (según las tazas que vayas a hacer), verter agua caliente (en las instrucciones te indicarán a que temperatura aproximada tiene que estar) y bajar el émbolo para que los granos de café se queden abajo y no salgan con el líquido. Puede que sea preciso que lo filtres un par de veces, para aumentar la fuerza del café.

En cuanto a su tamaño, estas cafeteras de émbolo son bastante reducidas, incluso las que tienen capacidad hasta para hacer 12 tazas de café, por lo que no te va a ocupar mucho espacio guardarla.

Dependiendo de las tazas que sueles servir a la vez, podrás elegir un tamaño que se adapte a tus necesidades. Y puesto que solo la vas a usar para entretener a los invitados, después la puedes lavar y almacenar fácilmente en cualquier sitio.

Y por último, pero no por eso menos importante, el estilo puro y artesanal de la cafetera de émbolo requiere un ritual y una finura en sus formas. Si dominas la cafetera francesa, podrás sorprender a todos tus invitados la próxima vez, y seguro que te lo agradecerán enormemente.